lunes, 29 de marzo de 2010

EN BUSCA DEL PAÍS DE LAS MARAVILLAS


No hay nada más maravilloso y placentero para mí que ir tomando un café mientras leo relajadamente el periódico, aunque es algo muy sencillo a veces me cuesta conseguirlo, el tener por los alrededores una bichito de 5 años hace que a veces sea algo casi imposible. Logre hacerlo el otro día y tuve el grato placer de leer un reportaje de lo más placentero para mí. Su título “En busca de Wonderland” se trata de un viaje con destino a los lugares que inspiraron a Lewis Carroll para escribir “Alicia en el País de las Maravillas”.
Actualmente hay una avalancha de información sobre el maravilloso libro de Carroll, algo que me tiene a mi completamente excitada. Todo ello es debido al próximo estreno de la película de Tim Burton, que a filmando su particular visión de este cuento, ya que en su historia Alicia retorna al “País de las Maravillas” con 19 años reencontrándose con viejos amigos del pasado y el deber de luchar para poner fin al reinado de terror de la Reina de Corazones.
Según este pequeño reportaje el “País de las Maravillas” no surgió solo fruto de la imaginación de Carroll, sino que también se inspiro en el mundo que le rodeaba. Lewis Carroll, cuyo verdadero nombre era Charles Dodgson, estudió y luego fue profesor en el Christ Church College de Oxford, donde haría amistad con el decano Henry Liddell. Una mañana él y otro profesor de la universidad Robinson Duckworth salieron a dar una vuelta en barca por el Támesis junto a las tres hijas del decano. Para entretener a Alicia, Lorina y Edith, el Señor Carroll comenzó a improvisar una historia sobre las aventuras de una niña que se adentra a un mundo maravilloso. El cuento le encanto tanto a Alicia que le pidió que lo escribiera, Carroll así lo hizo.
Carroll para poder narrar la historia utilizo escenarios y personajes que le rodeaban, el Christ Church College desempeña una parte importante. Un ejemplo sería el agujero del Conejo Blanco, donde Alicia cae, este se encuentra en el comedor de la institución en una escalera de caracol muy estrecha que desciende hasta la Sala Superior Común. Igualmente en los jardines hay un árbol muy parecido al que el Gato de Cheshire utiliza para reposar y lanzar sus discursos. Se comenta también que el Conejo Blanco esta inspirado en el propio decano Liddell, que era conocido por llegar tarde a los servicios religiosos en el Christ Church College. Para descubrir otros detalles que inspiraron a Carroll existen visitas guiadas por la Universidad que recorren áreas poco conocidas de la institución, igualmente se organizan paseos a pie por los alrededores y por el río Támesis que siguen la misma ruta que solían hacer Carroll y las hermanas Liddell. En estas pequeñas excursiones se sirve una merienda en la que los pasteles dicen “cómeme” y las botellas “bébeme”.
Otro lugar para visitar y encontrar información sobre Wonderland es el Museo de Oxford, donde una exposición nos detalla la vida de Carroll y Alice Liddell. También nos muestra objetos personales del autor, como un reloj al que tenía que darse cuerda constantemente para que no se retrasase y que pasaría a ser el reloj del Conejo Blanco o el frasco de medicina victoriana el cual fue capaz de reducir y aumentar el tamaño de Alicia. También en Oxford se encuentra el Alice’s Shop donde la pequeña Alicia compraba dulces y que actualmente es todo un referente de marketing de los libros de Carroll.

Fuera de Oxford se puede encontrar otro punto de inspiración de Carroll, se encuentra en la Catedral de de Ripon, en Yorkshire, donde el padre del escritor fue canónigo durante 16 años. Allí se esconde una pequeña imagen esculpida en la sillería del coro de madera, una bestia mitológica con alas que persigue a dos conejos, estos corren a esconderse a un agujero.
Otro lugar de visita y que es todo un homenaje a Carroll y a su libro es en la Iglesia de Todos los Santos en Daresbury, en su capilla destaca una vidriera pagada por los seguidores del autor de todo el mundo, representa a Carroll y Alicia en la escena de la Natividad, mientras que en los paneles adyacentes están representadas diversas escenas del libro y a sus personajes: el Conejo Blanco, el Gato de Sheshire y el Sombrerero Loco. Y para acabar este pequeño viaje se terminara en el Nacional Media Museum de Bradford donde podremos conocer a la verdadera Alicia ya que se exponen fotos que tomo el propio Carroll a las hermanas Liddell durante sus paseos por el Támesis.

No os parece fascinante este viaje, a mi me ha encantado. Como uno de mis deseos es poder llegar a visitar algún día el País Británico, ya tengo algún itinerario planeado, como se imaginaran el mundo de Jane Austen destaca a todos. Ahora añado un nuevo lugar que explorar… el de Lewis Carroll.y su mundo.

Será entonces cuando podré decir sin ninguna duda aquello de…”MAMEN EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS”.


video