domingo, 18 de enero de 2009

EL EXTRAÑO ARTILUGIO

Tendría cerca de 7 años y como casi todas las niñas de mi edad tenía que empezar mi preparación para hacer mi primera comunión. Mi madre me apunto a los cursos de catequesis en la parroquia nuestro barrio, allí nos dijeron que los domingos por la tarde se reunían todos los niños de la catequesis para merendar. Marche pues mi primer domingo a merendar hacia la parroquia sin pensar ni mucho menos en la sorpresa que tendría. Cuando llegue me encontré con una especie de sabana blanca extendida frente a un extraño artilugio. Yo estaba asombrada, pues nunca había visto nada parecido, así que hice lo que me dijeron, cogí mi merienda y me senté en una silla a esperar para ver lo que ocurría. Apagaron la luz, del extraño artilugio salio una potente luz y de pronto en la sabana blanca extendida apareció un gran león que comenzó a rugir… Me quede asombrada y sin habla.

La luz del extraño artilugio contó una historia, la de una niña de Kansas llamada Dorothy y su perro Toto, que debido a un terrible tornado llegaba a un mundo mágico. Allí conoce a un espantapájaros sin cerebro, a un hombre de hojalata sin corazón y a un león cobarde. Los cuatro perseguidos por la terrible bruja del oeste, marchan por el camino de baldosas amarillas hacia la ciudad de Esmeralda donde vive un gran Mago, para que les pueda ayudar a conseguir sus deseos.

Si, mi primera película fue esa maravilla llamada "El Mago de Oz"… que tarde tan extraña fue y que nunca olvidare, completamente inmovilizada y asombrada por lo que estaba viendo, de una historia en blanco y negro que se convertía de pronto en color, de seres extraordinarios, de brujas buenas y malas, de bellas canciones... ¡Oh! el bello mundo el de Oz que me hizo llorar, reír, cantar, asustar, emocionar… Cuantas emociones en una sola tarde.

Aquel extraño artilugio hizo aquella magia y la niña de 7 años quedo hechizada por él para siempre, y aun hoy, cuando entro en un cine, inconscientemente me giro hacia atrás y lo busco, a ese maravilloso artilugio extraño que esta escondido, y aunque no lo veo se que esta detrás del pequeño agujero en la pared y espero emocionada el momento mágico que proyecte su luz para volver a contarme otra historia preguntándome… ¿Dónde me llevaras esta vez mi extraño artilugio?
video

5 comentarios:

  1. Gran relato sobre la pelicula, realmente debe ser emocionante para una niña de 7 años descubrir lo bonito que es la infancia refelejada en tan hermosa pelicula..........lastima que crecemos y esa magia en muchas ocasiones se evapora para siempre y nos volvemos ¿? mejor no digo como nos volvemos no vaya a ser que estrope la magia de este relato.

    James.

    ResponderEliminar
  2. Mamen, hermosa experiencia para tu primer película. El Mago de Oz es un clásico de todos los tiempos.
    Si tengo que remontarme a mi primera película, no sabría decir cuál fue, empecé a ir de muy pequeña. Pero la que recuerdo mejor es E.T., tenía unos 6 años y fuí a verla dos veces.

    ResponderEliminar
  3. Querido James,
    la magia nunca hay que perderla, al menos yo intento no perderla en el momento que vuelvo a ver El mago de Oz. Ademas en mi país de las maravillas la magia esta por todos los rincones.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Luciana,
    E.T. es una película maravillosa y muy especial para mi, más adelante lo contare.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Realmente describiste muy bien la magia del cine.
    No recuerdo cual fue la primera pelicula que vi pero estoy segura de haber sentido lo mismo.
    Aun lo siento

    ResponderEliminar