domingo, 7 de junio de 2009

PAUL PRESTON... MI QUERIDO PROFESOR DE HISTORIA

Hoy leyendo el periódico he tenido una alegría, algo difícil en los tiempos que corren, pero el ver una entrevista al Señor Paul Preston me alegrado el día. El historiador Paul Preston nació en Liverpool, Reino Unido en 1946, es autor de diversas obras sobre la Historia Contemporánea de España, es doctor en Historia por la Universidad de Oxford y catedrático de Historia Contemporánea española. Impartió clases en la Universidad Reading entre 1973 a 1991, para más tarde efectuarlas en el Queen Mary Collage de la Universidad de Londres y en el London School of Economics & Political Science. Escribe artículos en diversas publicaciones y es colaborador en la BBC como comentarista de la actualidad española. Junto a Ian Gibson y Hugo Thomas son los hispanistas británicos más importantes que han dedicado su estudio a la reciente historia española, especialmente a la Republica y a la Guerra Civil.

Hace muchos años cuando era pequeña, le hice una pregunta a mi querido abuelo “¿Qué pasó en la Guerra Civil?” me miro y con unos ojos casi llorosos me hizo un comentario que siempre guarde: “Cuando leas sobre la historia de esa guerra, mírala a través de unos ojos ajenos a ella, no la manipularán y sus historias serán la verdad”. La historia de mi País siempre ha sido movida pero en el anterior siglo sus movimientos fueron desgarradores para muchos españoles. Yo nací en una Dictadura, crecí en una Transición y fui madurando en una Democracia e incluso viví con pánico la intrusión de un hombre con una pistola en mano en el Congreso de los Diputados. Durante mi infancia mis libros de historia eran muy peculiares en ellos habían hojas y hojas sobre la época Romana, Musulmana, Fenicia… En fin todas. Cuando llegaba a la Guerra Civil todo evidentemente se convertía en una exaltación hacía el vencedor. La cosa cambio en la época de la transición, las páginas sobre la Guerra Civil se limitaban a una simple y escueta paginita, pasemos página decían por el bien de la Democracia. La historia de la Guerra Civil se quedo sin memoria.


Ya en mi edad adulta me encontré con un artículo del Sr. Preston, hablaba sobre la Guerra Civil, leyendo aquel artículo me acorde de aquellas palabras dichas por mi abuelo. El Sr. Preston eran los ojos ajenos que me hablaba mi abuelo. Esos ojos ajenos a esa guerra capaz de contar la verdad ya que por el hecho de provenir de una cultura ajena hizo que se enfrentase a nuestra historia con una total falta de prejuicios. Sus estudios sobre nuestra realidad más reciente: la transición, la democracia, la figura del rey y sobre la más dolorosa, la guerra civil. Sus causas, las desgraciadas consecuencias del período posterior han aportado opiniones personales de mucho contenido y también matices insospechados, como esa tercera España que él añade a las dos tradicionales e irreconciliables: la España de quienes no creyeron y no quisieron el enfrentamiento del 36, aquella gran mayoría de españoles que por encima de diferencias ideológicas intuyeron en todo momento que la guerra civil, con victoria o derrota, era sinónimo de catástrofe.


Desde el primer momento que leí y escuche al Sr. Preston se convirtió en mi querido Profesor de Historia, a través de sus investigaciones y escritos me acerco a la verdad de mi propia historia. La de mi historia con memoria, sus palabras fueron la entrada a mi verdadera democracia. Quisieron ocultarme la verdad… El Sr. Preston no lo permitió... ¡Gracias profesor!

Bibliografía Paul Preston:
- Franco: Caudillo de España (1994)
- Palomas de guerra y España y las grandes potencias en el siglo XX
- Franco y La política de la venganza: el fascismo y el militarismo en la España del siglo XX
- La política de la venganza: el fascismo y el militarismo en la España del siglo XX (
1997)
- La Guerra Civil (
2000)
- Palomas de guerra. Cinco mujeres marcadas por el conflicto bélico (
2001)
- La destrucción de la democracia en España (
2001)
- Las tres Españas del 36 (
2001)
- Juan Carlos: el Rey de un pueblo (
2003)
- El triunfo de la democracia en España
- Idealistas bajo las balas (
2007)
- El gran manipulador. La mentira cotidiana de Franco (
2008)


Entrevista en “El Periódico de Catalunya 7-6-09”
Paul Preston: "No percibo que Catalunya vaya de víctima"
El prestigioso hispanista británico dirigirá el Observatori Catalunya Món, cuyo objetivo es promover Catalunya en la esfera internacional. Este catalanófilo está feliz con el encargo

Paul Preston (Liverpool, 1946) es un historiador con mayúsculas que reivindica, tras más de 40 años de estudio, "intentar aprender". Nos ha explicado en sus libros los entresijos de la España contemporánea. De esa España dividida. Tal vez por eso, saluda iniciativas unitarias como la del Patronat Catalunya Món, de la London School of Economics and Political Science y de varias entidades para proyectar la realidad catalana. Una realidad que es capaz de explicar en un catalán perfecto.
-¿Pasa la prueba del algodón: pa amb tomàquet, el Virolai, 11 de Setembre...?
-Soy un principiante.
-Lo decía porque un inglés de Liverpool para dirigir el Observatori Catalunya Món... ¿raro?
-Ya que no hay otro Observatori, el que lo dirija un catalán o un americano o lo que sea es raro. Es raro porque es el primero.
-¿Igual es para dar ejemplo y que de una vez aprendamos inglés?
-Espero que no. La globalización del inglés ha sido una cosa positiva para el mundo financiero, pero dañina para la cultura de los países, entre ellos, Gran Bretaña.
-El Observatori venderá Catalunya.
-Por una parte, es evidente que Catalunya tiene cosas para exportar: moda, cocina, productos naturales, incluso en medicina hay muchas cosas de alta tecnología. La idea es que fuera de España se entienda mejor no solo lo positivo de Catalunya, sino también sus dificultades y problemas. Nadie de fuera se da cuenta, por ejemplo, del problema de que la identidad de Catalunya, por razones obvias, está ligado a la cuestión de la lengua; la cultura se basa en la lengua. Del hecho de que haya tantos países mucho más pequeños que tienen idiomas reconocidos por la UE y que el catalán, que se habla en varios países, no esté reconocido.
-Y el Observatori lo explicará.
-El Observatori tendrá dos funciones. Por una parte, explicar Catalunya al mundo. No tendremos una columna diaria en los tabloides, es una cosa que va a llegar a un público un tanto selecto, pero creo que es importante. Otra cosa de la que se ocupará nuestro personal es de hacer análisis económicos que puedan ayudar a fomentar inversiones en Catalunya o a la comunidad económica aquí.
-¿Y el triplete del Barça, lo venderá?
-Eso se vende solo. Una de las cosas que nos estamos planteando hacer es un estudio serio sobre el peso económico y social del Barça. Representa algo muy importante, un modelo de propiedad de un club de fútbol. Diferente de la fórmula de encontrar un multimillonario para comprar el éxito, como en el Chelsea.
-¿Existe la marca Barcelona?
-Es increíble la popularidad de Barcelona fuera. Es la Pedrera y la Sagrada Família. Es eso y el Barça, la cocina, la hospitalidad de la gente.
-¿Desde fuera se nos ve diferentes de como se nos ve desde España?
-Hay una diferencia tremenda. La hostilidad con que se ve a Catalunya en muchas partes de España no tiene igual en el resto de Europa. Cuesta trabajo explicar fuera los problemas económicos que hay, las diferencias fiscales, de inversiones respecto del resto de España. Pero lo intentaremos.
-¿Vamos de víctimas?
-La idea de que Catalunya va de víctima la he oído mucho en el resto de España. No he tenido la sensación de que Catalunya vaya de víctima.
-¿Y la desafección, la ha notado?
-He notado muchísima más hostilidad en otras partes de España hacia Catalunya que al revés. Hemos hecho estudios de la prensa catalana y española y hay mucha más hostilidad por parte de la española. Desde fuera hay una visión tan diferente de la que hay desde dentro... Desde fuera veo cosas positivas en España y en Catalunya. La más negativa es la increíble división que hay entre españoles, incluso entre catalanes. Para mí como un guiri que no sabe nada, si el gran hándicap de Catalunya son sus problemas con España lo lógico es unirse, presentar al resto de España una cara lo más unida posible. Los partidismos priman.
-Es usted un gran conocedor de la figura del Rey. ¿Nos ve muy monárquicos, a los catalanes?
-Habría que definir qué es monárquico. Si monárquico es alguien que se cree toda la mística del trono y el derecho divino de la persona por ser de la dinastía y por la continuidad de la línea y todo eso, entonces, monárquicos de ese estilo, puros, hay muy pocos. Poquísimos en Inglaterra, en España y menos en Catalunya. Los que están contentos con tener al Rey como jefe del Estado son la mayoría. La mayoría de los españoles, sin pensarlo, aceptan pasivamente la monarquía. En este sentido, son monárquicos porque prefieren tener una jefatura del Estado por encima de los partidismos. Y el Rey se ha mostrado por encima de esos intereses. Es un gran factor para la estabilidad.
-¿Sin Rey no habría estabilidad?
-España ha tenido una experiencia de la cual no se ha recuperado. Igual de aquí a 50 años, vaya usted a saber. No se puede separar el papel del Rey de todo el movimiento de la recuperación de la memoria histórica. Preside un país roto y dividido por la crispación que viene de la guerra y de la dictadura.
-Así, su sueño es...
-Que el Everton, mi club de fútbol, vuelva a ser lo que era.

Extractos del documental "La Guerra Civil, la memória recuperada"

video

video

video

8 comentarios:

  1. Qué gran hombre, Mamen. La historia no deberían contarla los vencedores, sino testigos ajenos a los conflictos. Pero entonces no se estaría contando la verdad.
    Saludos desde La ventana de los sueños.

    ResponderEliminar
  2. Mamen, me encanta este tipo de historiador, el que te hace descubrir la historia y amarla.
    Tuve la suerte de tener una profesora que me inculcó ese amor y por la cual, comencé a estudiar el profesorado.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Mamen, muchas gracias por esta entrada. No exagero al decir que me viene de perlas. Como estuve 16 años de mi vida viviendo en Venezuela, nunca estudié historia de España, y en estos días me compré un libro llamado ''Pequeña historia de España'' que está dirigido a niños... (buscaba una forma amena de leer historia porque nunca me gustó mucho, aunque ahora quiera conocerla).
    Entonces mis dudas eran si realmente el autor del libro iba a ser objetivo o no, ya sabes. Y ahora que hablas de este historiador tengo la posibilidad de comprobarlo buscando algún libro de él. Muy buena entrada si, señor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Mamen, me encanta todo esto que nos cuentas...te quiero leer con más detenimiento, porque no me ha dado tiempo a terminar la entrada...pero volveré...para leerte!!

    Me interesa mucho aquellos aspectos de nuestra historia, y contada por otros historiadores que no son españoles...les dan una visión diferente.
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  5. quedan pocos profes como el sr preston, pero lo hay.en argentina también hemos vivido todo lo desagradable que te puedas imaginar y más.hoy en día seguimos sin entendernos por acontesimientos vividos en el siglo XIX.creo que cada uno tiene que sacar sus propias conclusiones por más dolorosas que sean.

    ResponderEliminar
  6. Mamen! ya estoy de vuelta por estos barrios, muy abandonado lo tenia si! Queria darte las gracias por tu apoyo en este mini contratiempo que me surgió.


    Mayka,
    sin apendiz. jajaja


    Besoteees*

    ResponderEliminar
  7. Paul Preston grandisimo escritor donde los haya y de Liverpool de donde si no, solo tiene un fallo...............es del Everton, ja ja ja.

    James

    ResponderEliminar
  8. Decepcionante historiador. Creí que su libro Franco iba a ser en realidad objetivo y me encuentro desde el prólogo una serie de adejtivos descalificativos innecesarios hacia la persona de quien se está escribiendo e incluso llama a otros biografo de manera peyorativa hagiografos, dandonos desde allí una pista del sesgo que tendrá su libro. Esperaba la verdadera historia que me permitiera hacer mis propios juicios y no que el escritor juzgue por mi. Decepción.

    ResponderEliminar